EL DESPERTAR

Confusión

Esto te sonará loco, acabó de despertar y no sé dónde estoy, no sé cómo llegué aquí, estoy en una habitación grande y me levanto para ver dónde me encuentro, me doy cuenta que estoy en una casa con cuatro personas más, estamos expectantes, no sé si nos estamos escondiendo o sólo estamos esperando, estoy confundido no me atrevo a preguntar, todos me ven como si me conocieran y aunque me ven confundido es obvio que ellos están más perturbados que yo.

Dirijo mi vista hacia la ventana para ver de qué se trata y veo a un grupo de personas a una cuadra que nos vigila, algo de mí activó la adrenalina, sabía que algo no estaba bien.

Conocer el peligro

 

DC74ECC0-D10C-47A1-9CAF-38E4ED6FA4E7A pesar de mi confusión, al ver a través de la ventana noté que uno de los hombres que estaban del otro lado me miraba fijamente, mientras que los otros platicaban entre sí, como discutiendo un plan, caí en cuenta que teníamos que salir de ahí.

Alzè la voz ,en un tono alarmante pero sereno, les dije que estábamos en peligro que teníamos que salir de ahí, todos me miraron pero nadie dijo nada, todos estaban aterrados, tanto que preferían quedarse, excepto ella, aunque no tenía idea de quién era, sentía una conexión, estaba seguro que debía saber quién era yo y que estaba haciendo ahí con ellos, pero me no me atreví a preguntar, tenía miedo que la única persona que estaba de acuerdo conmigo me abandonará.

Buscando la salida

CDE04AB8-9B34-405A-9EB3-8002D86D76BDLuego de varias horas buscando la salida y planeando que hacer, logré encontrar una ventana en el piso de abajo por la parte trasera de la casa que no era vigilada por nadie, la única desventaja era que había un muro no muy alto pero difícil de pasar porque tenía alambres de púas, busqué a mi compañera y le dije que nos iríamos por ahí a lo que no dudo, salimos por la ventana y agachandonos en sapito posición, caminamos hasta llegar al muro, la ayude a pasar y luego con mucha dificultad logré saltar también, aunque con algunos rasguños y cortadas pero felices de dejar esa casa atrás. Caminamos hacia una colina para ver mejor, desde ahí vimos una casa en la que podíamos refugiarnos.

La casa

91257BB4-090D-4D3D-9AB5-F8C59F05DD10

A pocos pasos de lo que pensábamos podría ser nuestro refugio nos dimos cuenta que esa casa ya estaba ocupada y los que estaban ahí no eran los dueños precisamente, ninguna persona podría destruir su propio hogar ni rompería todo; era un desastre.

Tuvimos cuidado de no ser vistos y seguimos nuestro camino, no sin antes discutir si ayudabamos a los tres compañeros que dejamos atrás, yo no quería regresar pero el buen corazón de mi compañera, que me apoyó, no los dejaba morir solos teniendo que regresar, ya que para ser sinceros por mi propia cuenta no lo hubiera hecho, sorprendidos al vernos no dudaron en salir y salvarse o morir en el intento.

El fin

 

0a5c9595-7fc2-4256-b30e-5551cf76f892.pngYa decididos tomamos cuchillos y palos como armas y salimos uno por uno, fue muy oportuno porque los delicuentes estaban por entrar. Ya habíamos caminado algunos kilómetros y vimos un hangar que era un taller mecánico, alguien notó que en la entrada había un autobús escolar que podíamos utilizar como transporte, algunos dudaron pero teníamos que intentarlo, al acercarnos, ella y yo nos quedamos de el lado izquierdo del autobus mientras que uno de mis compañeros encendía un cigarrillo al frente del mismo, los otros dos se acercaron a la puerta del autobus justo a la entrada del hangar cuando fueron sorprendidos por dos sujetos que les ordenaron no moverse, el joven con el cigarrillo observó cuando uno de los sujetos se acercó y sin remediar palabra apuñaló a uno de nuestros compañeros matándolo casi instantáneamente, mientras el otro sujeto sacaba dos hachas de su traje de cuero y las lanzaba hacia el pecho del segundo compañero. No lo podíamos creer en menos de un minuto dos de nuestros compañeros fueron asesinados frente a nosotros y el terror se hizo presente, el joven con el cigarrillo a medio terminar muy valientemente los enfrentó lanzando algunos cuchillos al pecho a uno de los sujetos pero no logró eliminarlo, el otro maleante sacaba una hacha mucho más grande y la lanzó decapitándolo, mientras el primer delincuente se sacaba uno de los cuchillo que se le había clavado en el pecho, el otro maldito se acercaba a la cabeza del recién decapitado y le quitaba el cigarrillo a medio terminar para fumarselo. “Ustedes dos salgan de ahí de todas formas van a morir” decía, recogió el hacha que aun estaba escurriendo sangre, se acercó y la levantó contra nosotros, era tanto el horror que cerramos los ojos y luego…
Esto te sonará loco pero acabo de despertar y no sé dónde estoy, no sé quién soy, ni como llegué aquí.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s