Oportunidades

¿Entonces que puedo hacer?
Ésta fue la pregunta que me llevó a escribir la primera vez.
Habían pasado quince días desde que regresé a mi antiguo trabajo, luego de un intento fallido por lograr mi libertad financiera,
cuando caí en cama.
Después de un día muy pesado de trabajo, mi espalda estaba llamando mi atención violentamente.
No faltaba quién dijéra, que tenía la peor de las suertes.
Pues había fracasado en mi empresa y regresando a mi antiguo trabajo caer enfermo, eso no podía ser más que mala suerte.
Pero siempre recordaba la siguiente frase , una de mis favoritas, “no hay problemas, solo oportunidades”.

Esta frase es dicha de muchas maneras, por ejemplo:
No hay mal que por bien no venga,
las cosas son para bien, o hay que buscar el lado bueno de las cosas,
entre otras.

Para ser sincero, hacía tiempo,
que me puse como meta cambiar mi manera de pensár, y encontrar siempre lo positivo en cada situación, algo fácil de decir pero un paradigma difícil de cambiar, pero luego de un tiempo comenzó hacérse un hábito preguntarme siempre ante cualquier adversidad.

¿Cuál es la oportunidad aquí?

Siempre lo he dicho, esta es la mejor época para vivir, por muchas razones, una de ellas es, por la gran información a la que podemos acceder y las herramientas que existen para llegar a ellas.
Hace algunos siglos eran pocos los privilegiados que podían adquirir un libro y deleitarse con una valiosa información, hoy en día abres tu teléfono y puedes encontrar información gratis en linea , o comprar ese libro que tanto te gusta con solo un click.

He visto como algunos emprendedores se han hecho expertos en un tema específico, solo viendo videos tutoriales en Youtube, o leyendo libros en línea.
Incluso yo mismo he puesto en práctica alguno de esos tutoriales quedando satisfecho con los resultados. Fue así como saltando de video en video, los algoritmos o el azar fue que me llevó a un tema que atrajo mi atención obsesivamente, el tema era:
Hábitos para llegar a ser rico.
Que me llevaron a los siguientes temas.
Cómo piensan los ricos.
En que invierten los ricos.
Y muchos más con una información que valía oro.
De entrada me enseñó que necesitaba más información, sumergiéndome así en un océano de preguntas y dudas, pero sobre todo, estaba el entusiasmo de poder lograr el éxito. Luego surgió la gran pregunta.
¿Qué hacer para lograrlo?
Esa inquietud no era nueva para mí, creo que llega el momento en la vida de toda persona en la que quieres más de ella. Mi talón de Aquiles había sido la desidia. Tenía ya algunos años informándome, pero no pasaba a la acción. Entonces,
¿Cómo lograr esa meta?
De acuerdo con lo aprendido, el ahorro era el primer paso, ya que tenía un salario mínimo. Estaba consciente que ahorrar era difícil , pero no imposible.
El primer peldaño era comenzar a ahorrar mil dólares, en cantidades pequeñas, para invertir en la bolsa.
Mientras encontraba la forma de aumentar mis ingresos y que fueran más sustanciosos.

Luego de mucho esfuerzo y lograr dar ese paso, fui al banco.
Era Lunes por la mañana. Había esperado este día con ansias, era muy importante para mí, debe recordar el lector que un sueño estaba en proceso a ser realidad.

La información obtenida en el banco no llegó a las espectativas que me había hecho, aún así logré un certificado de depósito.
A los seis meses me di cuenta que esa herramienta financiera no satisfacía mis necesidades, porque solo había ganado noventa centavos, y para ser sincero deseaba más.
Decidí finalizar esa forma de inversión.

La información que tenía era solo un rasguño , había mucho que aprender en cuanto a finanzas.
Encontrar información sobre divisas y como negociar con ellas, apalancamientos, stocks, y bonos, no es tan fácil si no sabes lo que estás buscando.

El tiempo y la información son dos valores muy importantes en la vida. Hay muchas personas que saben invertir esos dos valores y los admiro por ello.
Otras invierten tiempo para estudiar algo que podrían explotar para ellos mismos, pero terminan trabajando para alguien más, o lo que es peor, ni siquiera trabajan en lo que se han especializado, desperdiciando su tiempo, conocimiento y dinero invertido en ese periodo de aprendizaje.
Es muy común que no sepamos invertir dinero, tiempo o la información que tenemos.
No era la excepción, así mismo había errado en la administración de mi vida, muchas veces.

Recuerdo a mi hermana decir que sólo me la pasaba soñando, que era muy ambicioso. Debo confesar que aun lo soy. Aún que siempre ví esas dos características como algo negativo, hoy se que no lo son.
Hace algunos años hubiera dicho que el ser ambicioso y soñador era un pecado. Pero desperdiciar tu tiempo y tus ideas es un pecado mucho peor. No actuar, no luchar por tus ambiciones es y será castigado.

Todos tenemos un talento, pero no todos lo conocemos.

Ya superado el primer traspié , logré darme cuenta que la espina de triunfo aún seguía ahí, clavándose más y más. Algo me decía que había nacido para ser un rey.
En mi búsqueda, descubrí un pasatiempo , hacer vídeos, imaginando que podría subirlos a Youtube. Quién sabe! Algún día podría ser famoso cómo Aldo, de”robot de Platón”. “Martí, de C de ciencia o la banana rancia.
Aunque lo que yo hacia nada tenía que ver con lo que estos grandes divulgadores de ciencia hacen. Lo mío era más bien un hobby de entretenimiento. Pasé por la etapa de cantante, esto claro en secreto. Estaba buscando mi talento en mis cuatro paredes.
Cuando al fin tuve el valor de hacer algo para un público. Logré involucrar a un amigo y mi esposa. Tuve la suerte de estar rodeado de personas que estaban dispuestas a apoyar mis locuras.
Hicimos un sketch de diez minutos, de muy bajo presupuesto, pero todo esto era solo un pasatiempo.
Eso no me haría rico pero era muy gratificante, tanto como leer un buen libro.

A los treinta años aun no lograba mi libertad financiera. Eso que soñaba en la adolescencia no llegaba. El optimismo dice: que todo lo que deseas está aquí, solo tienes que decretarlo. Pero no lo veia venir, no sentía , no lograba convencerme del todo. Era una monotonía de la que intentaba salir, pero con eslabones muy gruesos, que me ataban a la realidad que me negaba seguir viviendo.

En el proceso de cambiar mi forma de pensar, meditando, cambiándo mi lenguaje interno y mi lenguaje corporal, descubrí, que soy lo que pienso. Entonces soy el arquitecto de mi realidad.
Con la certeza que todo saldría bien, continué la búsqueda de mi éxito, informándome. Era tanta mi fe , que sentí que la ley de la atracción haría llover dinero .
Es muy fácil desear y esperar.
No lo niego, algunas ocasiones el universo era tan bondadoso conmigo que literalmente encontraba dinero en la calle, una vez encontré un anillo de plata y en otra ocasión una cadena de oro, pero yo aspiraba a más que depender de la suerte .
Tenía que actuar, trabajar de alguna manera para que el éxito satisfaciera mi interior, encontrar algún objeto de valor no me haría vivir lo que buscaba, quería sentirme orgulloso de mí mismo.

Desear y esperar no es un camino al éxito, soñar no es malo , pero el verdadero truco del éxito es actuar.

Ya habían pasado algunos días desde que comencé a escribir.
Estaba desesperado por sentirme útil. Llamé a mi jefe y le dije que estaba listo para trabajar, aunque no era del todo cierto, mi espalda todavía la sentía adolorida pero ya tenía más movilidad, entonces tuve que pausar mi escritura para continuar con mi vida laboral. Al segundo día mi espalda se resintió, postrando me en cama una vez más. Esta vez fue más fuerte, creí que lo lograría, sin embargo, estaba inmóvil, triste. Parecía que a la mínima oportunidad tropezaba. Y me preguntaba ¿Por qué?
Ya estaba harto, desesperado,
¿Qué estaba haciendo mal?
Comenzaba a creer que todo esto de que cada uno creaba su realidad no era cierto, eso de la ley de atracción en realidad sólo era un truco publicitario.
Al mismo tiempo no quería darme por vencido, había una lucha feroz dentro de mi, entre lo que era y lo que quería llegar a ser.
Acongojado por las cuentas y en cama, recordé, que todo es por algo. Entonces ¿ Cuál es la razón de todo esto?
¿ Cómo se debe aprovechar?
¿ Cuál es la oportunidad aquí?

            •

Acostado, meditando, haciéndome miles depreguntas, pensando, que podia hacer?
Esta vez algo sorprendente pasó, como si la respuesta cayera del cielo, no podía mover más que las manos,
Entonces, comencé a escribir .
Línea por línea que se convirtieron en páginas.
Las cosas que cambiarían mi vida se estaban escribiendo, mi realidad comenzaba a reescribirse. Todo lo que había deseado estaba ahí , y mis sentidos comenzaban a percibirlo.
Al escribirlo jamás imaginé el impacto que tendría, eso solo fue el comienzo.
Al terminar la primera publicación me sentí muy satisfecho, había logrado mi primera meta.
Todo comenzó con un dolor de espalda que inmovilizó mi cuerpo, pero que no pudo doblegar mi imaginación ni la sed de triunfo.
Así fue que encontré esa oportunidad en la adversidad,
Deseo que tú también puedas encontrarla y aprovecharla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s