La princesa

Probablemente les parezca exagerado.
Yo también lo pensaría si me hubieran preguntado.
Desde chiquilla leí cuentos de hadas.
Donde a pesar de lo malo, siempre eran amadas.
Quizá pasaran cosas malas, pero eran felices.
No los culpo si al final también la maldicen.

Este cuento no es convencional.
Perdonen que me ponga emocional.
Pero una vez fui una princesa.
A la que no le cumplieron las promesas.

El amor de una madre ya no es tan importante.
¿Que podía esperar? Ella no sabe lo que es amar.
Diez años antes abandonó a mi hermano.
Es una pesadilla, eso debe ser anticristiano.

No sé la escusa que dio en ese momento.
Pero a mí, me ha quitado el aliento.
Dios sabe cuánto he llorado.
Sola, con el corazón desgarrado.

Fui una princesa, hoy no tengo corona.
Pero ni con estas palabras tu corazón reacciona.
Este no es un cuento convencional.
Pero es mi historia actual.

Y aún que me haga llorar.
La tengo que contar.
Para exorcizar este demonio.
Que a mis nueve años me está dando insomnio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s