Lecho de muerte

Eran las 3:45 pm;  la respiración del paciente  se agitaba de forma descontrolada.

Quienes lo observaban, tenían la sensación de que en cualquier momento tendría un paro respiratorio. 

Mientras agonizaba revivía su vida completa. El médico que lo atendía, ordenaba que le administraran medicamento vía intravenosa, mientras él le aplicaba reanimación cardiopulmonar.

 Vivía un recuerdo, vivía una vez más los momentos buenos , malos,  tristes y alegres  que le había tocado vivir.

Recordó en la agonía    cuando de niño  le robó el carrito favorito a otro niño que era vecino. 

Suceso que lo había hecho sentir culpable hasta ese día.

Sin embargo al darse cuenta que estaba viviendo eso nuevamente , miró a  Marcos que tenía la misma edad, cinco añitos, alejarse dejando el juguete olvidado, en vez de hacer lo mismo que hizo antes; esta vez agarró el carrito, lo alzó sobre el  hombro mientras gritaba el nombre del niño  salió corriendo detrás de él para alcanzarlo y entregárselo.

No podía creer que eso le causara tanta paz y tranquilidad.

Se dió cuenta que había viajado al pasado y podría enmendar todo lo malo que había hecho.

Luego de tal descubrimiento continuó con la “segunda vida o segunda oportunidad” si es que podemos llamársele así.

Obviamente él era una persona dentro de la norma común, había muchas cosas con las que no estaba feliz , sin embargo dejaba correr sus recuerdos como una película y solo ponía énfasis en aquellos pasajes donde él sentía que habían sido cruciales .

Lo anterior había sido un ejemplo de lo que podía hacer, tal vez podría mejorar muchas cosas negativas, y esta experiencia era hasta cierto punto fácil y natural.

como jugar un video juego nuevo pero en un  nivel bajo, algo instintivo e increíblemente no había forma de herrar.

De repente le llamó la atención  un párrafo de su vida donde Daniel, un niño del kínder donde asistía cometió una injusticia con él.

Estaban todos los niños parados frente a la profesora cantando la canción de los pollitos,

Cuando por alguna razón observó el cabello de Daniel mientras aplaudía y cantaba la canción junto a sus compañeros.

 La sensación de dejavú se dejó sentir y supo que era el momento de actuar si quería cambiar algo, sin embargo no lo hizo.

Dejó de aplaudir y observó  detenidamente el cabello, del compañerito, el era un niño  con una frondosa cabellera, tan rubia que  parecía que los rayos del Sol emanaban de su cabeza.

No sabía por qué, pero le llamó la atención y quiso rozar sus dedos en las puntas de su cabellera.

Daniel al sentir semejante acción, gritó desde las tripas y lo acusó rápidamente con la profesora.

La profesora Narcisa, era una señora muy grande, también la llamaría sádica; ya habían indicios de lo mala que podría ser, pero  al no haberlas vivido en primera persona no le daba tanta importancia pero este día lo cambiaría todo.

Al escuchar el escandaloso grito de Daniel, le preguntó 

¿qué es lo que estaba pasando?   Daniel le dijo que lo estaba molestando y jalando el cabello, la sabiduría de la profesora le dictó que un castigo apropiado sería que Daniel le hiciera lo mismo que él había hecho.

El Prota estaba conforme puesto que sabía el castigo  sería leve , casi imperceptible, aúnque no entendía por que se había encrespado tanto.

Daniel se posó detrás de él y con un gran odio y resentimiento le jaló el cabello tan fuerte que lo tiró al suelo y lo hizo llorar.

Estaba confundido de niño; vivirlo nuevamente lo conmocionó pero no quiso cambiar nada de aquella experiencia porqué sabía que eso le había enseñado una importante lección; la maldad existe. 

Pero no todo lo que le ocurrió a lo largo de su vida se debió a la maldad externa, él tampoco era un pan de Dios, culpe usted al entorno social, educación familiar o tal vez a su naturaleza pero también tenía un lado obscuro que lo atormentó toda su vida, y hoy era el momento de rectificar algunos detalles.

Uno de esos momentos obscuros pasó cuando le robó cinco dólares a la madre. 

Es posible que para quien esté leyendo esto, cinco dólares no sea mucho, pero  en ese momento era todo con lo que contaba, para poner en contexto la situación deben saber que el protagonista y su familia eran de muy bajos recursos y esa cantidad de dinero definiría si comían o no el siguiente día.

No solo quería cambiar la historia por el castigo que había recibido al ser descubierto, si no más bien porque había entendido que  su madre se había esforzado mucho para ganar ese dinero y alimentar a la familia,  no era justo que él se los robara, pero no lo cambió, por qué ese día aprendió una importante lección.

Luego le vino a la memoria la vez en que por la inteligencia que había demostrado y las ganas de estudiar que tenía,  su madre estaba apostando muy fuerte por él .

Ella había estado investigando y con mucho esfuerzo lo enviaría a una institución de mucho prestigio para que él se preparara en una carrera que él había escogido  para así fomentar el conocimiento y fortalecerlo para la vida laboral, en palabras  simples, para darle un futuro mejor.

Estaba muy Entusiasmado con la idea de estudiar algo que le gustaba mucho y a sus doce años estaba escogiendo una carrera técnica. 

Por otro lado, estaba en esa edad donde le  gustaba  experimentar y tomar muy malas decisiones.

 Este  experimento  y una de esas malas decisiones que tomó en ese momento  en particular tenía que ver con drogas.

Una vecina se dio cuenta lo que estaba pasando con el muchacho y sea por buena voluntad que es lo que el protagonista quiere pensar o por maldad pura y dura,  fue directamente con la madre del joven, le contó todo lo que sabía en cuanto al coqueteo con las drogas;  el castigo fue épico, sintió que esa vivencia marcó un antes y un después.

Ya no sería enviado a la institución de enseñanza a la que tanto quería ir,  eso lo marcó de por vida,  sintió que desaprovechó su oportunidades, pero lo más difícil fue  el cambio que la madre tuvo con él,  lo castigó con el látigo del desprecio, lo  ignoraba, parecía que no le importaba, el desprecio lo lastimó y lo marcó profundamente; 

A pesar del dolor y el  trauma decidió que esta porción,  fué muy importante y quería dejarla intacta puesto que había aprendido otra lección más,  y una muy importante, que solo entendió cuando tuvo  sus propios hijos.

La siguiente escena era aterradora porque fue una de las cicatrices más profundas en el corazón,  era la muerte de su padre.

Al salir del banco  después de hacer un pago de un crédito que tenía con ellos , unos maleantes que lo tenían marcado, desde antes que entrara al banco, tenían planeado robarle pero al darse cuenta que iba con dirección al banco decidieron esperar, era muy posible que no llevará dinero encima y que fuera al banco a hacer un retiro, esa desición de los bandidos había marcado el futuro  del padre de familia,

esa sensación de dejavú se dejó sentir nuevamente y supo que debía tomar esa desición que por 33 años había deseado cambiar, ese suceso tan amargo.

La muerte de su padre por la delincuencia común, en un arrebato de cólera de los delincuentes que se dieron cuenta que solo era un pobre diablo que apenas tenía para comer, le dispararon arrebatándole la vida, ahí, en frente al pequeño niño.

En ese momento lo comprendió todo, y decidió no cambiar nada. Esa pérdida le daría la fortaleza que usaría para enfrentarse al mundo.

Continuó con el  viaje,  reviviendo con cierta nostalgia aquellos momentos que lo ameritaba, también los momentos amargos los veía pasar comprendiendo que debían ser así.

De pronto en un semáforo, vio una señora de avanzada edad vendiendo flores, la misma sensación alertándolo nuevamente. 

Por años se había lamentado no haber ayudado a la señora, y esta vez enmendó esa falta.

La sensación de haber querido ayudar a alguien y no haberlo hecho lo había estado lastimando  por años y se había terminado dejando una paz en su corazón, una lección 

más que se guardaba para si.

Tuvo esa sensación que pocas veces había sentido, algo parecido a cuando aprendes un nuevo idioma y sientes qué hay un mundo que se abre frente a tus ojos, o como cuando ves las matemáticas como una llave al universo y que solo pocas personas logran descifrar, te sientes diferente y afortunado de ver todo de una forma diferente.

Él comprendió que no había regresado en el tiempo para cambiar todos sus fracasos y ser una persona exitosa económica y emocionalmente, eso no existe, todos saboreamos la felicidad del éxito efímero pero esto se diluye en el tiempo, la naturaleza humana siempre pide más, es inconforme, eso no es necesariamente malo, solo lo es cuando atropellas a los demás para lograr tus objetivos.

En el caso de nuestro Prota ; ayudar a los demás, no quedarse con las ganas de hacerlo lo liberó, dejándolo listo para él siguiente pasó , no importará lo haya después de esto, estaba listo.

En la cama de urgencias de el condado de Los Ángeles, después de una dura batalla el médico José Luis malbanell pronunció la muerte de René Ricardo a las 3:45 pm

Es muy posible que René haya deseado tener las respuestas de todo para tomar mejores decisiones, y al final las tuvo.

Tal vez haya deseado saber todo, cuando era más joven, al final fue así.

Pero las decisiones fueron tomadas y eso lo hizo la persona que fue.

https://www.facebook.com/profile.php?id=100052584743846

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s